¿Por qué realizar prácticas profesionales?

¿Por qué realizar prácticas profesionales?

La fórmula de las prácticas como vía para adquirir experiencia profesional e incluso acceder a un puesto de trabajo es cada vez más admitida y valorada por empresarios y jóvenes demandantes de empleo.

La excesiva teoricidad de algunos estudios universitarios las convierten muy a menudo en la única oportunidad que tiene el estudiante de poner en práctica su formación, conocer de cerca el funcionamiento interno de las empresas, contrastar sus conocimientos y aptitudes con el perfil que demandan las empresas, e incluso definir sus aspiraciones profesionales.

Las prácticas han pasado de ser poco más o menos desconocidas en España hace dos décadas, atravesar una fase en la que no se les concedía un gran peso en el currículum, a convertirse en la actualidad en casi una garantía para valorar el futuro desempeño y adaptación del candidato a la empresa.

Para ganar experiencia

Tanto la Empresa como los estudiantes que se embarcan en unas prácticas coinciden en los múltiples beneficios que aportan.

Por un lado, para las empresas, esta fórmula les permite, entre otros aspectos, disponer de unos recursos humanos mejor cualificados y mejor adaptados a sus necesidades. Y por otro, en ocasiones, las estancias en prácticas constituyen una herramienta eficaz de selección de personal, ya que el "proceso de reclutamiento" se basa en una prueba prolongada y en contexto real del universitario y potencial candidato, y no en un pronóstico.

Igualmente, para los estudiantes, los programas de formación y prácticas contribuyen, en gran medida, a romper el círculo vicioso en el que se encuentran muchos de ellos que, al carecer de experiencia profesional, no pueden acceder a un puesto de trabajo.

Para orientarse

Además, las estancias en prácticas son de gran utilidad en lo relativo a:

  • el conocimiento de la realidad profesional y el funcionamiento de las organizaciones, así como la percepción del mercado de trabajo en ese momento determinado, los perfiles más buscados, los sectores más dinámicos, etc.;
  • la posibilidad de aplicar en contexto real los conocimientos adquiridos en las aulas;
  • el desarrollo y maduración personales que proporcionan;
  • la visión clarificadora respecto a la orientación profesional y vocacional que conllevan.
  • la posibilidad de desarrollar una red de contactos personales que serán de gran ayuda en el momento de iniciar la búsqueda de empleo.
Algunos ejemplos

En este contexto, la Fundación Universidad-Empresa ha jugado un papel pionero en la promoción de este tipo de programas, así como en la creación de un marco jurídico regulador de los convenios que permiten que cada año, cerca de 1.500 estudiantes universitarios realicen una estancia en prácticas a través de la Fundación. Desde hace varios años se vienen desarrollando desde esta institución los siguientes programas de prácticas para estudiantes universitarios y recién titulados:

  • El Programa de prácticas para estudiantes de los dos últimos años de titulación superior (licenciados, ingenieros superiores y arquitectos) o último curso de carrera media (diplomados, ingenieros y arquitectos técnicos).
  • Los Programas de Cooperación Educativa, en colaboración con las facultades de Económicas y Psicología de la Universidad Autónoma de Madrid.
  • El Programa de Humanidades y Ciencias Jurídicas y Sociales, en colaboración con la Consejería de Educación de la Comunidad de Madrid.
  • El Programa de Becas Líder, con la Cámara de Comercio e Industria de Madrid.
  • El Programa CITIUS, de iniciación en la empresa para titulados universitarios, en colaboración con las universidades Autónoma de Madrid y Autónoma de Barcelona.
  • Los programas de prácticas en la compañía Telefónica.

Para más información sobre estos programas:www.fue.es