Skip to main content

Cómo tener éxito en la elección de una oferta

Cómo tener éxito en la elección de una oferta

Mª Luisa Rioboó
Directora de Selección y Desarrollo. Psicotec.

Aun cuando hablar de situación de pleno empleo en este país, para algunos, pueda parecer cuando menos precipitado, los expertos coinciden en que todos los indicadores económicos apuntan a ello.

La realidad es que encontrar trabajo es más sencillo en estos momentos que hace tan sólo dos años y, además, no es extraño tener dos ofertas encima de la mesa a un mismo tiempo. El mercado laboral cada vez evoluciona más rápido; podemos hablar de una progresiva globalización, la introducción de las nuevas tecnologías: correo electrónico, Internet, etc…todo ello obliga a una respuesta cada vez más rápida, pero ¡cuidado! No nos precipitemos, no queremos equivocarnos en la elección de una oferta de trabajo. Seguro que todos podemos recordar con relativa facilidad el caso de algún conocido que en su día cambió de trabajo y que, pasados los primeros momentos, pronto se dio cuenta de que “aquello no era lo que esperaba”.

Por tanto, la cuestión es: ¿qué debemos hacer antes de aceptar una oferta de trabajo?

En nuestra opinión, en primer lugar debes tener en cuenta la solidez del proyecto que se te presenta: años de antigüedad de la empresa en el mercado, cuota de mercado, nivel de facturación y riesgos a los que se enfrenta en la actualidad. También sería interesante saber quiénes son sus accionistas, solidez del plan de negocio y plan comercial.

No hay que olvidar tampoco conseguir información sobre el equipo directivo y equipo de trabajo. Lo ideal sería que pudieras conocer personalmente a compañeros, jefes y colaboradores, si los tuvieras. Son personas con las que vas a compartir experiencias de trabajo y debes ser capaz de respetar personal y profesionalmente. Conseguir información sobre su bagaje puede ser representativo.

Otro punto a tener en cuenta es la cultura de la compañía y estudiar hasta qué punto encaja con tu propia escala de valores. Debemos de tener en cuenta qué tipo de organización es, jerárquica o no, cómo se lleva a cabo la toma de decisiones y qué es lo que más se valora: creatividad, independencia de criterio, flexibilidad, trabajo en equipo, etc. Es importante que investigues el valor que la empresa concede a las personas como individuos profesionales.

También es importante saber qué importancia concede la organización a la formación y si tiene previsto planes de promoción para la posición que se te oferta y, sobre todo, hasta qué punto dependerá de ti el poder promocionar.

Llegado este punto debemos referirnos a la descripción de la posición y compensación económica asignada. En ocasiones, no es tan importante la retribución inicialmente pensada para el puesto como lo que para un futuro se haya pactado. Investiga si se tiene previsto un plan de futuro para el puesto en este sentido.

Y ¿qué hay acerca de las futuras salidas laborales? ¿cómo valora el mercado de trabajo a antiguos empleados de la empresa? Si se trata de una organización de prestigio en su sector, ello sin duda facilitará tu posterior desarrollo.

Por último, compárala con otras ofertas. Pero, en definitiva, cuanta más información consigas sobre la empresa, mejor. En este caso, “El saber no ocupa lugar y, además, te va a posicionar”.

No obstante, antes de finalizar nos gustaría hacerte partícipe de una confidencia, fruto de nuestra experiencia en el sector: la oferta perfecta, por sí misma, no existe. Está en tus manos, sin embargo, el conocerla lo mejor posible para abordar con ilusión su contenido, evitar decepciones y, con el tiempo, hacer del día a día de tu trabajo “el proyecto de tu vida”.