Skip to main content

Decálogo para no cometer fallos en el currículum

Decálogo para no cometer fallos en el currículum

Carousel CV

Marzo de 2010

La realidad actual del mercado laboral, donde las empresas se encuentran saturadas de currículos y candidatos, no permite cometer ningún fallo en la búsqueda de un puesto de trabajo. En estos momentos, encontrar un empleo resulta complicado para todos y las exigencias de las empresas son cada vez mayores. Teniendo en cuenta lo dicho, es importante redactar un buen currículum para causar una buena impresión y poder optar al puesto deseado. Por eso Monster, el portal de empleo líder a nivel mundial, ofrece diferentes consejos y recomendaciones para hacer una excelente presentación del currículum:

  1. Estructurar el currículum de forma lógica y ordenada: se debe cuidar el orden en que se presentan los diferentes datos. Los más importantes son el nombre y los datos de contacto, tales como la dirección, teléfonos de contacto, correo electrónico y, de forma opcional, se pueden incluir otros no tan relevantes como el estado civil o el número de DNI. A continuación, explicar de forma clara la formación y experiencia profesional en orden cronológico desde el más reciente al más antiguo. Es imprescindible incluir conocimientos en áreas como la informática, los idiomas y otros conocimientos técnicos relativos al trabajo. Al final del currículum, es importante mencionar la disponibilidad y no olvidar incluir datos claves como virtudes y valores añadidos que se pueden aportar a la empresa.

  2. Cuidar el lenguaje técnico en la redacción del currículum: no se debe utilizar un lenguaje recargado e inadecuado. El uso de términos demasiado técnicos puede dar lugar a confusiones y malas impresiones. Es importante considerar que muchas veces la persona que evalúa en primer lugar un currículo pertenece al departamento de Recursos Humanos, una persona que no tiene por qué estar demasiado familiarizada con esos términos. Si hay que utilizar siglas o términos muy específicos, se puede incluir una breve explicación entre paréntesis.

  3. Revisar la ortografía: Es necesario también, revisar la ortografía y la redacción sintáctica. Estos errores demuestran una clara falta de cuidado, característica muy poco apreciada por las empresas, y que puede suponer que se descarte a un candidato sin tener en cuenta nada más.

  4. Evitar la redacción fantasiosa y pretenciosa: su utilización puede hacer que el currículum sea poco creíble y fácilmente desechado nada más leerlo.

  5. No incluir información irrelevante para “engordar” nuestro currículum: en ocasiones, se cree que el currículum quedará mejor si se añade mucha información. En realidad, esto puede provocar un efecto totalmente contrario a lo que se espera. Tanta información, puede agobiar y crear una impresión negativa para aquellos que lean el currículum. Es importante ser honesto y sincero. Si se llega hasta el proceso de la entrevista, habrá que dar cuenta de esos datos frente al seleccionador.

  6. Eliminar la información obsoleta: se debe modificar y reciclar el currículum de forma constante con información actual y renovada.

  7. Cuidado con la extensión: es importante no sobrepasar la extensión máxima recomendada de una o dos páginas. Si se presenta un currículum demasiado largo, puede aburrir o no gustar a la persona que lo lea.

  8. Aportar calidad a la presentación: el currículum será más atractivo si se utiliza un papel de buena calidad con formato estándar. Por supuesto, no se debe olvidar la calidad de impresión.

  9. Una foto nunca está de más: Pero tampoco es imprescindible. Incluir una foto en nuestro currículum puede darle al seleccionador una visión más completa sobre nosotros, sin embargo, si no te sientes cómodo incluyendo una foto, no es obligatorio hacerlo.

  10.  Otros aspectos a tener en cuenta: Se debe tener presente el tamaño de la fuente; este no debe ser demasiado grande o pequeño y no es aconsejable recargarlo con negritas, cursivas o subrayados. Lo mejor es presentar un diseño limpio, bien estructurado, legible (una buena elección es utilizar fuentes como la Arial, más fácil de leer) y abstenerse de colores y florituras.

Existen multitud de fórmulas para presentar un buen currículum y es cuestión de dedicarle tiempo y cuidar los detalles. No hay que olvidar que el CV está diseñado para que consigas una entrevista y no el trabajo.